22 octubre 2007

La depresión es cuestión de química en el cerebro

Afortunadamente la investigación científica está ayudando a identificar y a comprender los factores biológicos de la depresión y a encontrar formas de tratarla y prevenirla. Tanto en hombres como en mujeres, las causas se deben a una combinación de factores: el estres, los traumas y la genética.

El estres juega un papel importante en la depresión. Actualmente se estan empezando a evaluar las diferentes respuestas de hombres y mujeres ante factores estresantes que indican que las mujeres pueden ser más sensibles a las "enfermedades de origen emocional" como la depresión, los ataques de ansiedad o los desórdenes alimenticios, mientras que los hombres muestran su vulnerabilidad a las tensiónes a través de la agresividad o el abuso de alcohol y drogas.

Investigaciones recientes demuestran que la biología femenina difiere de la masculina en mayor grado de lo que se ha había pensado hasta ahora. Estas diferencias, en niveles de estrógenos, serotonina, cortisol y melatonina, comienzan a aportar datos que explican por qué las mujeres son mucho más susceptibles a la enfermedad que los hombres. Un ejemplo son las cifras de suicidio, que aumentan significativamente durante los años de la post-menopausia cuando bajan los niveles de estrógenos.

La depresión es con frecuencia más dolorosa de lo que debiera porque quienes rodean a estos enfermos no comprenden que no se trata de algo de lo que se pueda salir voluntariamente. Tan díficil sería salir de una depresión sin tratamiento como de una diabetes.

La más importante necesidad de un depresivo es que su pareja, sus familiares y sus amigos comprendan que se trata de una enfermedad real, muy seria, que afecta a todo lo que se hace en el día a día. Y lo más valioso mientras dura la enfermedad es sentirse respetado, como se respetaría a cualquier persona enferma, y tener a personas cercanas disponibles cuando es necesario. Del mismo modo que se necesitaría a alguien en caso de invalidez física, en la depresión se requiere de la presencia de personas comprensivas, cariñosas y disponibles ya que ésta provoca una sensación de invalidez psíquica.

8 comentarios:

mreina dijo...

Muy buen post, te felicito. Mi experiencia con esta enfermedad no es personal pero si familiar y lo que he aprendido es a acompañar, a ser paciente, a no dar consejos gratuitos, a no quejarme....muchas cosas dificiles de explicar pero de gran riqueza personal.
Saludos

M. Imbelecio Delatorre dijo...

resulta interesante bucear por tu blog. me ha gustado tu post. yo tengo tendencia a deprimirme. así qe soy un viejo amigo de los antidepresivos. Hay gente que está absolutamente en contra de la medicación para salir del bache...: no saben lo que dicen. a mí me han ayudado mucho, mucho. con decirte que le he hecho un hueco en el calendario a Santa Fluoxetina..

sí, el deprimido resulta incomprendido muchas veces. incluso por sus familiares más cercanos.


y claro que todo es química...: nuestros estados de ánimo no son más que el equilibrio, la concentración, etcétera, de ciertos neurotransmisores.

beso :)

Libertad dijo...

Gracias por compartir esta verdad con todos. Cuando coincide que los factores stress, traumas y genética se unen, volver a la vida es todo un milagro.
Feliz de encontrarte entre "tantos". Ahora inicio este camino, poco a poco voy perdiendo el miedo y lanzo al viento mis escritos. Lo mejor son las personas que estoy conociendo a través de sus blogs, como tú.
Gracias de nuevo, estaré cerquita para visitar tu rinconcito.
Un abrazo.

Jorge Gajardo Rojas dijo...

Maria;es un tema.Yo la sufro.tardiamente empecé un tratamiento.Hay un tabu sobre ella.
como salir? no es facil.Porque tienes que salir de una irrealidad que paradojicamente es tu realidad oscura y pesimista.Mas si estas o te sientes solo.El punto es tener una estrategia de salir del hoyo como sea algo que los medicamentos no hacen.Porque cada caso desde la psicologia es distinto y complejo.
Un buen principio es aceptar tus limitaciones y aceptar que todo te puede pasar porque es parte de la vida,incluso el perderla y no aferrarse a las cosas ni a las personas.Acotumbrarse a perder ,las perdidas aceptarlas y darle un sentido que nazca de uno como desprendimiento.Es como si te roban pensar y creer que el que lo hizolo necesitaba.Eso no es facil

(Pafermi) dijo...

Buscaba un autorretrato de Lucien Freud, para seguir un juego en una revista de arte, una forma de hacer terapia,entre pintores, entré a uno de los post de este blog y me fui enredadando mas en él.
Al final olvidé el motivo de mi llegada.
Un saludo.

toupeiro dijo...

Mucha gente no tiene muy claro lo que es una depresión, para muchos no es una enfermedad sino un estado de animo pasajero...un sentimiento, algo que tu puedes dominar. De ahí vienen malos rollos laborales, familiares, sociales...

Ileana dijo...

Aquí falta un enfoque fundamental:

El cerebro del ser humano no nace formado. Se sigue formando a lo largo de los primeros 12 años de vida. Es lo que se conoce como neuroplasticidad.

Y el amor, el afecto y la corporalidad que recibamos en esos años, va a ser fundamental para la configuración física y bioquímica de nuestro cerebro.

O sea, no es que la química sea primero. Es que el amor primario, el que recibimos cuando aún estamos en el útero, en nuestros primeros meses y en los primeros años de vida, va a determinar también la bioquímica de nuestro cerebro.

Todo tiene otra vuelta de tuerca.

Recordad que a las empresas farmaceúticas -que patrocinan la investigación científica- les conviene que todo sea bioquímica. Así nos venden una milagrosa sustancia, y ya está.

Saludos!!!

Aprendiendo a Vivir dijo...

Sencillo y conciso post, que explica breve pero directo, lo que es la depresión, yo he tenido la suerte de salir, así que ánimo luchadores. Todavía recuerdo, lo que me dijo el médico de cabecera, el día que fui a contarle como me sentía, me dijo:- No intentes que nadie te entienda, ten claro que estarás sola en esta enfermedad. Para los que tienen apoyo, agradecerlo y para los que no, no luchéis por conseguirlo, si no por salir, al final del túnel, hay luz. Ánimo, fuerza y lucha.