04 enero 2011

¿prefieres tener la razón o ser feliz?

"El problema es tuyo", dice Arthur Jeon, autor del libro City Dharma.

Y es posible que esto sea un poco excesivo para ti, añade, porque hay que comprender esta verdad: si eres tú quien esta enfadado por la forma como actúa otra persona, el problema lo tienes tú, no ella. Ella está bien, viviendo de la mejor manera (y tal vez la única) que sabe. En definitiva sólo está siendo quien es.

Comprender esto es a veces difícil. Pero nos retrotrae a otra de mis preguntas ¿prefieres tener la razón o ser feliz?

Las personas viven su vida a su manera, que es producto de su condicionamiento particular. Son tan indiferentes a tus deseos como el tiempo atmosférico. Por consiguiente, para tu propia tranquilidad de espíritu, deberías tratar sus actos tan impersonalmente como el tiempo. Esperarías que el tiempo actuara de una forma distinta a como lo hace? ¿Que dejara de llover cuando vas a salir, o de nevar en invierno? 

La mayor parte de las veces somos capaces de aceptar las cosas como son; no obstante,  perdemos de vista la perspectiva, sobre todo, cuando tenemos una relación de pareja. Queremos cambiar al otro. Nos forjamos una idea de la forma en la que debería actuar. Aprendimos a decir que el otro "hace" que yo me sienta" de tal o cual manera, en lugar de emplear la afirmación más precisa y honesta de que tal cosa o situación "me hace sentir" de este o de áquel modo.

No..., tú "haces" que tú mismo te enfades. Tú y nadie más es responsable de lo que sientes.

Si hay algo capaz de reducir la irritación, la ira y las dificultades que surgen en una relación, es no tener ideas preconcebidas sobre cómo debería actuar el otro. Él va a seguir siendo quien es.

Como ya he dicho en otras ocasiones: Siempre que intentas controlar a otra persona --qué siente, qué piensa, quién es-- estás construyendo una jaula para ella, pero sobre todo para ti". Arthur Jeon


Recibir actualizaciones en mi bandeja de entrada Subscribirse a Observando

24 comentarios:

Ricardo Musso dijo...

Hace más de 30 años que me la paso diciéndoles estas cosas a mis consultantes María.
¿Y por qué el otro va a ponerse en tu lugar?; aprendé vos a ponerlo en su sitio, y si no lo logras, dedicate a otra cosa más útil.

Para lograr esa habilidad escribí aquel capítulo sobre asertividad que titulé: “TE COMES EL BIFE CRUDO….

Beso y abrazo fuertes, y que tengas un buen año!.
Rik

Maria dijo...

jajajaja RIK y ya puestos ¿quien decide cual es su lugar, tu o él?

Ese post tuyo fué el primero que leí por el titular, que despertó mi curiosidad. Luego lo guardé en favoritos para no tener que ser yo quien diga lo que hay ¡que lo haga otro caramba! (lo mismo ha ocurrido con otros temas, me temo). Mil gracias por pasarte.
Un abrazo y mis mejores deseos de que el año nuevo te sea propicio.

Ricardo Musso dijo...

Jajaja María.

El lugar en que quiero que el otro se ubique lo decido yo. Pero por eso digo que, de no lograrlo, “a otra cosa mariposa”, no vale perder el tiempo ni angustiarse.

Pero para poder pedírselo, debo tener bien desarrollada mi asertividad, de no, “me pasará por encima”…jajaja!
Me alegra saber que el artículo lo tenías en cuenta.

Beso
Rik

J. Marcos B. dijo...

Así es. Gracias por la sugerencia y seguir difundiendo lo "cositas" buenas...:)

Un abrazo querida amiga.

LUNA dijo...

Querida Maria...Espero hayas tenido unas espléndidas fiestas..
En la teoría, parece muy facil, pero en la practica es más complicado...
Creo que el problema está en que pretendemos que el otro "adivine" lo que realmente queremos, por nuestras indirectas, por nuestra miradas, por nuestras señales de humo....
Otro problema es la famosa "libreta" que sacamos una y ora vez con los mismos agravios, marcados a fuego...
Pero, respondiendo a tu pregunta...
PREFIERO SER FELIZ, antes que tener razón.

Además, con los años, he descubierto que tener razón no es una medalla que nos conceda ningún don...
Incluso he aprendido que según con qué personas...no vale la pena ni discutir...es un gasto de energías inutil, pues no nos escucha...

Un besito y sigo atenta a las respuestas.

Genín dijo...

Que grandes verdades para la reflexión!
Gracias.
Besos y salud

Annick dijo...

Unas reflexiones muy buenas para empezar el año .
Hace años que aplico el ¨cada uno tiene su sitio ¨,y la gran regla del juego es ser feliz y dejar a los demas serlo a su manera .
Pero ...como dice Luna no es dada facil !

Besos desde Málaga.

Terox dijo...

Es más fácil decirlo que hacerlo... y supongo que habría que aplicarlo con medida. Cuando se trata de gente que uno puede decidir fácilmente dejar de ver o simplemente ignorar, pues no hay mucho problema. Pero si es tu media naranja (o limón!) la cosa se pone más peliaguda. En todo caso, como decía Aristóteles, la virtud está en el medio, ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre (o sea, no molestarse por cada detalle negativo, ni tampoco dejar que pase cualquier cosa).

Jajajaja, me salió un comentario cantinflesco...

m.eugènia creus-piqué dijo...

Difícil de verdad, de jóven me gstaba tener la razón, pero pronto cambié de manera de ser y es que perdí las ganas de discutir, pensé que por mucho que discutiera el otro iba a seguir pensando lo mismo, osea que cesaron las discusiones con todo el mundo, no se , me volví un poco rara, a muchos para no oirles más hasta les daba la razón, esperando que así callaran de una vez.Debo ser un bicho raro ?

LUNA dijo...

Me he reido mucho con lo que dice Maria Creus,
No no debe ser ningún bicho raro...porque yo me he hecho egual

A veces soy hasta perversa, y mientras la otra persona se desafora defendiendo su causa.... yo guardo absoluto silencio....
pero mientras, pienso....¡ Pobrecita y se sentirá triunfante y vencedora!!!!!!

Sonrio y como mucho le digo, Si, así será....
Eso hace más pupa que cualquier discusión....
¿Soy demasiado mala y cruel?

Mas besitos

LUNA dijo...

Perdón, quise decir Maria Eugenia... (es la edad...)

Alejandro Kreiner dijo...

No es fácil que un hombre se ponga en el lugar de una mujer y viceversa... en los hombres suele prevalecer la razón y en las mujeres el corazón.

Saludos.

Anónimo dijo...

Buena metáfora sin duda la de la meteorología. En cuanto a la pregunta de si tener razón o ser feliz, creo que la mejor forma de vivir es en soledad. A mí me funciona en gran medida.

Un saludo.

María dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en lo que dice Alejandro Kreiner, las mujeres somos el sentimiento, los hombres la razón, es dificil ponerse en el lugar de ellos.

Prefiero ser feliz a tener razón, a veces, es inútil dar razones a quiénes tienen la cabeza como un hierro, es perder el tiempo.

Que los Reyes Magos te traigan todo lo que desees.

Un besazo, preciosa.

silvia dijo...

Cada vez, prefiero menos tener la razón. Salvo por circunstancias en que te ves obligada, como es en la educación de los hijos, preferiría pasar y olvidarme de si tengo o no razón. No es cuestión de discutir, es cuestión de lo que te incomoda, pero paso de discutir. Y con quienes no me importan o no voy a tener que "compartir", paso de discutir (aunque sepa que tengo razón, jaja!!!). Lo tengo claro.
Lo que no tengo nada claro es que otros acepten que no quieras discutir. No es fácil.

Ricardo Miñana dijo...

Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica pase de largo.

¡¡Feliz año 2011!!

Un abrazo.

Toupeiro dijo...

DEPENDE.

Tenemos tendencia a complicarnos la vida cuando podría ser más fácil.

Suelo apostar por un termino medio en casi todas las disyuntivas.

Tampoco estaría mal ser feliz por tener la razón.

Feliz domingo

Cristina dijo...

Maria,

Ansio darte la razón, pero eso te restaria felicidad, así que sólo te diré que estoy totalmente de acuerdo contigo.

Y si, al principio es difícil digerir esta verdad, pero si te abres a la posibilidad de que eso sea cierto uff! como cambia tu vida...

Gracias por recordármelo.

Ultimas Encuestas dijo...

que paradoja...pues el ser feliz


salud

Mariaisabel dijo...

Paso por tu blog para desearte un feliz año y que todas tus ilusiones se hagan realidad.
Un abrazo
Mariaisabel

JL Salgado dijo...

No puedes elegir tener razón o ser feliz, o tienes razón o no la tienes; o eres feliz o no lo eres.

La razón se da cuando no se tiene; en cambio, dar felicidad cuando se tiene es inevitable.

María dijo...

Te deseo un feliz fin de semana.

Un beso.

Zafferano dijo...

Pues me da que voy a tener que ir a cierto curso de inteligencia emocional...

Un besote preciosa!

Mercedes dijo...

En el libro del Tao, encontramos una frase que a mi en particular me gusta mucho...Evita la disputa, aún llevando la razón no te verás libre del efecto de la disputa.