12 diciembre 2007

¿Quien podía imaginar...?


No dudo de que James Watson, premio Nobel por su contribución al descubrimiento de la estructura del ADN, cuente entre sus múltiples inteligencias la referente a las habilidades lógico-matemáticas, pero sí dudo de su capacidad para reflexionar sobre las consecuencias de sus actos, una de las características de la inteligencia emocional que permite al individuo controlar la emoción que le mueve a actuar de una determinada manera.
¿A quien se le ocurre colgar su propio ADN en Internet y además provocar una encendida polémica a nivel mundial al declarar que los negros son menos inteligentes que los blancos? Era de esperar que a alguien se le ocurriera realizar un análisis de su genoma, aunque solo fuera por curiosidad. Y así lo ha hecho la empresa deCODE Genetics que ha revelado que en su perfil de ADN aparece un 16% de genes procedentes de un antecesor negro de origen africano. "La mayoría de las personas de origen europeo tienen sólo un 1%. Fué una sorpresa descubrir este resultado en el ADN de Jim", ha comunicado Kari Stefansson, representante de la empresa. "Además, un 9% de su material genético es de origen asiático".
Vivir para ver.


9 comentarios:

Raquel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Senior Manager: dijo...

No sé por qué aún hay gente que se empeña en seguir buscando diferencias entre los seres humanos si ya sabemos que somos todos IGUALES...Yo no quiero saber si soy igual o diferente a alguien en ningún aspecto sólo quiero enriquecerme de las experiencias de los demás sin importar si origen o color de piel...¿Hasta cuando la humanidad seguirá perdiendo el tiempo en nimiedades?

Marta (Twistergat) dijo...

Mira...si lo viera mi madre me diría: ves niña como no se pueden decir según qué cosas?? que luego se te vuelven contra ti?? pues a esto le ha pasado a este señor. No es que me alegre pero seguro que le ha dado una lección. Saludos y Besos MM!!

Anónimo dijo...

No sé si todos los humanos son iguales pero este octogenario no comprendió el efecto de sus opiniones. Pueda que esté chocheando.

Maria dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Realmente Senior el tema de la inteligencia y de los tests en particular es bastante complicado. Te dejo un artículo del New Yorker que quizás te interese porque aclara bastantes dudas y en parte explica el error de Watson, que como dice el comentario de Anónimo tambien podría deberse al hecho de que está ya un poco mayor el hombre.

Sin duda ha recibido una lección importante Marta pues ha tenido serias dificultades en diferentes ámbitos de su trabajo en el que todavía estaba muy activo.

http://www.newyorker.com/arts/critics/books/2007/12/17/071217crbo_books_gladwell

Maria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Franziska dijo...

Nadie es perfecto. Esa es la lección más clara. Debemos ser más humildes con nuestras opiniones. De todos modos, hace pensar que esas ideas están asentadas en él desde hace tanto tiempo que ya las tiene asumidas como ciertas. Y esto nos pasa a muchos por pereza mental.

¡Tantas veces habré oído yo hablar de la inferioridad mental de las mujeres y de los negros... Menos mal que nunca lo creí. Sin embargo, ha merecido la pena esperar: las cosas cambian aunque más despacio de lo que sería deseable.

¡FELIZ AÑO 2008!

Maria dijo...

Franziska, poco a poco nos vamos dando cuenta de que esas opiniones tan absolutistas fueron fruto de la ignorancia. Ya no recuerdo en que concilio fué que declararon que la mujer no era un ser racional por mayoría de votos. Ahora sabemos que las habilidades de hombres y mujeres son diferentes, algunas mejores en los hombres y otras mejores en las mujeres. Como tu dices a veces el conocimiento parace marchar demasiado lento. En el artículo (en inglés desafortunadamente) que dejé en mi anterior comentario se explican algunas razones por las que los tests de inteligencia daban resultados inferiores para los negros, de modo que en realidad lo que falla es más bien el test que la persona.