30 junio 2008

Las cosas no son como son sino como tu las imaginas


La foto puede ampliarse pinchando en ella

Imagina lo que ocurriría si descubres una cucaracha o una rata en tu cocina.
De pronto ves ratas o cucarachas por cualquier rincón oscuro de la casa, o crees que las ves.
¿Es posible que imaginando algo, solo una vez, se pueda alterar la realidad que percibimos?
Parece ser que si y lo acaba de demostrar un grupo de científicos de la Universidad de Vanderbilt mediante un proceso bastante sencillo. Sentados ante una pantalla en blanco basta con imaginar un patrón verde. Posteriormente los sujetos del experimento se colocan unas gafas con un patrón verde en un ojo y otro rojo en el otro que se superimponen uno a otro. Cuanto más tiempo haya estado el sujeto imaginando el patrón verde frente a la pantalla en blanco más probable es que lo que vea sea ese patrón verde que imaginó, y no la superimposición de patrones, lo que demuestra, según los científicos, que la imaginación influye en lo que más tarde se conceptualiza como la realidad, con la cantidad de conflictos que eso puede llevar emparejado.


19 comentarios:

ISOBEL dijo...

estaba convencida de ello, es como ver lo que queremos ver, es increíble como seleccionamos

E. A. Cafrune dijo...

Maria, ¿quiere esto decir que lo que yo me imagine es lo que es?

¿o las cosas son lo que son, aunque yo me las imagine de otro modo?

Vamos a un caso práctico.

El tema y tal -como dice Luis Aragonés- es lo de Ingrid, la señora ex-secuestrada.

Yo me imagino que su liberación no tiene nada que ver con lo que han contado.

¿Es esa la verdad? ¿O es mi imaginación?

En mi ya larga vida recuerdo varios secuestros (el último, el de la revista El Jueves).

De mas de 6 años,pocos.

Pero con menos motivos, los secuestrados al ser liberados, lo que siempre necesitan rápidamente es atención sicológica, tranquilidad y apoyo familiar sereno.

Todo lo contrario de lo que aquí ha sucedido.

Serán imaginaciones mías.

Saludos, Maria.

Firebrand dijo...

Es el viejo problema de la filosofia, la Teoria del Conocimiento. Un objeto ¿irradia su aspecto, o somos nosotros los que lo fabricamos en nuestro interior?
De lo que puedo dar fe, por experiencia propia, es que las cosas no son lo que son, sino lo que la gente cree.

Genín dijo...

Cielos!
Cuanto mas discurro, mas me lio...
Quita, quita...jajaja
Besitos y salud

Eugenio Manuel Fernández Aguilar dijo...

Esta es la explicación básica de los individuos que dicen ver fantasmas y ovnis por todas partes. Enciam con tanto cuarto milenio y demás programas están condicionados a ver lo que ellos han imaginado, y sin darse cuenta de que verdaderamente es así.

Maria Jesús dijo...

Totalmente de acuerdo en que la imaginación puede llegar a condicionar la realidad

Maria dijo...

Hola ISOBEL: si el cerebro no busca la verdad ¿que hace entonces?. Parece que solo puede interpretrar como mejor puede desde dentro de su oscuro alojamiento en el cráneo. Gracias por tu visita, besos.

HOLA ERNESTO: Lo que falla aqui es el título que le he puesto a este post. ¿verdad? Puede que si, que la imagen que uno se hace de lo que es la verdad sea correcta, pero tambien puede que no y que las circunstancias que rodean a Ingrid Bethancourt ni sean como nos las cuentan ni tampoco como las imaginamos. Como dice Edouard Punset en su libro "Viaje a la Felicidad": en esas condiciones de oscuridad cerebral ya no merece la pena discutir sobre lo que creemos que es verdad o no lo es. Un beso.

HOLA FIREBRAND, me alegra verte por estos lares. Parece que somos bastantes los que compartimos tu opinión. Abrazos

HOLA GENIN: Casi que estoy de acuerdo contigo. Lo que é, é, y si no é pa qué discurrir? Un abrazo

HOLA EUGENIO, muchas gracias por acercarte y compartir tu opinión, espero que se repita. Es una pena que los medios se dediquen a desinformar, menos mal que hay espacios como el tuyo que se dedican a denunciar sus mentiras y a desmitificar. Saludos

HOLA MARIA JESUS, gracias por tu visita. Al menos creo que podemos estar contentos de haber llegado a aceptar que con frecuencia la realidad tiene poco que ver con mi "verdad" o la "verdad" de otro. Saludos.

neurotransmisores dijo...

Cada uno tiene su realidad. La verdad nadie la tiene.

Saludos.

Pedro dijo...

Quizás la realidad no sea tan real como creemos.
Quizás nuestro cerebro esté continuamente engañándonos.
Quizás nuestros sentidos sean imperfectos.
Aún queda mucho por descubrir, pero se están haciendo progresos. Mientras tanto, por qué no imaginar que somos felices.
Un beso.

Maria dijo...

HOLA NT : Nadie esta en posesión de la verdad, desde luego pero la realidad es como es por mucho que las imágenes del cerebro pretendan transformarla. Un abrazo


Quizás, quizás, PEDRO, quizás tengas más razón que un santo y puestos a ver imágenes de una realidad con frecuencia desconocida ¿por qué no ver las que son más creativas y esperanzadoras para nosotros? Besos

el escríba dijo...

Encantado de conocerte María! ..Sobre el post,pienso que el ser humano tiene muchas aptitudes,y una es la imaginación,que de ella discurren ramales de persuasión y demás variantes. ...me motiva leer estas cosas. En cuanto a mi curro ,es de andar negro de grasa,y nada especial,pero si ,muy instructivo. ..lo del tf. no tengo inconveniente en conocer personas. gracias por tu exposición

Cristina dijo...

Te recomiendo que veas: Y Tu que sabes???

Abrírá ante ti un mar de dudas, unas cuantas respuestas y...

Querida este es el gran descubrimiento de nuestra era con todo lo que ello conlleva, asi que IMAGINEMOS como decía Lennon, y hagamoslo de una vez por todas BIEN.

Un abrazo

Cristina

Maria dijo...

Hola ESCRIBA: La imaginación al poder mientras no nos ayude a huir de las realidades importantes. ¿Nada especial tu trabajo? Caramba a 78 grados a mi me parece algo espectacular. Ya digo me encantaría ver una foto y que nos contaras más sobre el tema. Saludos y gracias por tu visita.

Hola CRIS: Intentaré verla a pesar de que la comunidad científica internacional insista en que es pseudo-ciencia, porque me gusta observar. Gracias por tu recomendación. Un abrazo.

Maria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cecilia Alameda dijo...

Cuando estás obsesionada con ver a una persona, parece que en la calle todos tienen su cara. Cuando estás embelesada con una persona, ves sus gestos y sus frunces de ceja en cualquier rostro.

Roberto Lone dijo...

Existen muchas posibilidades en la ciencia, que todo se vuelve relativo.

Yo creo que el cerebro tiene una parte superior en donde se tiene memoria y en donde se puede inducir por medio de la sugestión y la autosugestión a creer las cosas que vemos, escuchamos o pensamos. Esto depende de la cultura, educación y los parámetros doctrinales que recibimos.

No hay verdad absoluta, probablemente no en nuestro crebro o pensamientos, pues somos humanos y por lo tanto no gozamos de perfección. pero podemos desde la parte superior o más avanzada de nuestro cerebro, intuir y precisar muchas cosas geniales y correctas.

El problema de el cerebro es que está en un constante borbandeo de información que le cuesta digerir.

Saludos María, buen tema amiga

Maria dijo...

Hola CECILIA: Es cierto lo que dices, y así todo es de color de rosa cuando estas enamorada o negro como la pez cuando estás decepcionada ¿verdad?. Gracias por tu visita.

Hola ROBERTO: Es mucha la información que le llega al cerebro, desde luego y el pobrecito tiene que procesarla e interpretarla, duro trabajo el suyo. Gracias por la visita.

Cean dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario de Eugenio.

María, en respuesta a tu pregunta a Isobel, el cerebro se limita a hacer lo necesario para vivir y si nos tiene que engañar, lo hace sin contemplaciones.

Como dijo Roberto, el cerebro está siendo saturado de datos, en su mayoría inútiles para la supervivencia.

Tiempo atrás escribí un artículo denominado Las leyes del cerebro que comparto contigo María y los demás lectores, con vuestro permiso. En el mismo, menciono como 3ª Ley que "El cerebro no dudará en engañarnos para hacernos sentir más fuertes y, por tanto, sentirnos menos vulnerables".

Un abrazo.

Maria dijo...

Hola CEAN, muchas gracias por tu visita. La pregunta que le hacía a Isobel era en realidad un enlace a este post Si el cerebro no busca la verdad ¿qué hace entonces? que parece que no enlazó bien. El tema básicamente era que su diseño es de la edad de piedra y, como dices, al servicio de la supervivencia. Hasta mañana que seguiré leyéndote, un saludo.