18 septiembre 2009

Primero autocontrol emocional, después valores y finalmente geografía y matemáticas

Esa es la conclusión. Ahora ya no vale que los padres, educadores, intelectuales, sociólogos, juristas, psiquiatras, psicólogos y otra gente lista y bien situada advierta de lo que va mal si la ciencia no lo corrobora empíricamente con largos y complicados estudios científicos. Este es el caso de la gestión de las emociones básicas.

Esperamos y esperamos hasta comprobar que marcar límites desde el hogar hasta la escuela primaria y los centros de enseñanza posterior es una obligación tanto como lo es la enseñanza del uso de la libertad. Y la ciencia finalmente lo está corroborando. Por fin.

La gestión de las emociones básicas y universales debe preceder a cualquier otra enseñanza y eso incluye la de los valores, que son, claro está, mucho más fáciles de comprender si se ha enseñado la autogestión emocional como primer valor universal. Queda mucho, muchísimo tiempo para ir añadiendo los contenidos académicos. A los niños les va en ello su vida de adultos, como estamos viendo casi cada día.

Y los parches que se proponen actualmente en algunos lugares de España, como el de otorgar a los maestros el rango de autoridad, no servirán de mucho, o de nada, si no se educa a los individuos desde la raíz, lo cual tiene la ventaja adicional de que la siguiente generación de padres tendrá unas herramientas eficaces para colaborar en la educación de los niños junto con los enseñantes

Recibir actualizaciones en mi bandeja de entrada
Subscribirse a Observando

11 comentarios:

Ricardo Musso dijo...

Hola María!!!.

Me alegra que estés invirtiendo este tiempo libre en retomar tu blog y en la producción de los temas que nos propones, interesantísimos, por cierto!.

Suena plausible ese proyecto del autocontrol emocional.
Considero que adquirir esa habilidad puede aportar en mucho para la convivencia social. Siempre y cuando no se obture la capacidad de expresarnos asertivamente, es decir, exponer lo que nos place o no, lo que permitimos o no, los que acordamos o no, etc.
Capacidad ésta, por demás necesaria en este mundo actual, donde si no aprendemos a poner límites a los demás…, como decimos acá, no pasan por encima como alambrado caído!.
Por ello, los contenidos del proyecto serán fundamentales, en mi opinión.

Por otro lado, quizás por desconocimiento del proyecto, no me queda claro por dónde se comenzaría a educar en autocontrol emocional; si por los padres; los docentes; los directivos de los institutos de educación; los gobernantes; bha…, por cualquiera que muestre algún déficit de autocontrol.

Besos
Rik

Chencho dijo...

Los problemas actuales de la educación están derivados de muchos factores, la crisis de la familia tradicional, contenidos que no tienen interés en el alumnado, la cultura del no esfuerzo, ...
El autocontrol emocional se debe impartir a los padres, a los docentes y a todo el alumnado.
Me alegro mucho de tu vuelta a este espacio de comunicación y reflexión.
Un abrazo.

Maria dijo...

¡Hola de nuevo Rik! Hay varias experiencias pioneras en escuelas de diferentes países (Estados Unidos, Reino Unido y países nórdicos que recuerde ahora) y por lo que parece funcionan muy bien e incluyen asuntos como la resolución de conflictos y la asertividad entre otros. Ahora solo falta que las autoridades esten dispuestas a gastarse el dinero en este tipo de proyectos porque desde luego barato no parece ser, pero en las zonas más pobres y conflictivas de los Estados Unidos han dado muy buenos resultados.

Maria dijo...

Por todo esto que mentionas, Chencho, este será un todo un proceso que llevara tiempo y esfuerzo.
Gracias por tu visita, me alegra tener de nuevo la oportunidad de verte e intercambiar opiniones.

Goathemala dijo...

Labor de padres, ese es el primer estadio. La educación en el hogar. Dedicación e inculcar responsabilidad a los renacuajos.

Un abrazo.

Terox dijo...

Excelente síntesis. Creo que la responsabilidad siempre será de los padres... aunque algunas tareas puntuales se deleguen al sistema educativo.

Maria dijo...

¡Terox! ¡Cuanto me alegro de verte! Gracias por la visita amigo.

Ese es el asunto, que la responsabilidad está con los padres y como lo que se sabe del tema de las emociones es muy reciente no tuvimos la oportunidad de que nos enseñaran a gestionarlas para poder tomar decisiones inteligentes y poder enseñar a nuestros hijos. Casi todo lo hemos hecho, bien o mal, por instinto. En ese barco navegamos todos a día de hoy.

Genín dijo...

De una vez, los padres deben volver a tomar la responsabilidad que les corresponde en la educación y transmisión de valores a sus hijos, y esa idea de Espe de poner una estrella de sherif a los maestros, no creo que sirva de mucho.
Besos y salud

ALyCie dijo...

Con esto demuestras la necesidad de diferentes rutas curriculares, ... los silvestres, no deben compartir aula con los domesticados, ni los portentos.
Aunque todos seamos iguales -eufemismo, ya que todos tenemos los mismos derechos- no todos somos tan iguales -en sentido estricto-.
¡Salud y buenos alimentos!

Maria dijo...

Aly buenos días de sábado bien alimentado. Controvertido el tema que planteas y de muy difícil solución según nos cuentan, enarbolando la palabra discriminación a la primera de cambio y presupuestos a la segunda. Si somos primates poco humanizados, como dice Eudald Carbonell, tal vez la educación emocional universal fuera un paso en la dirección correcta que al menos nos ofrecería la posibilidad de evolucionar más equitativamente.

Lidia M. Domes dijo...

Hola María!

Me parece que lo que hace falta más que el autocontrol emocional es estar en orden internamente, nosotros como padres, para que los niños puedan percibir ese equilibrio y lo hagan suyo...

Estar en contacto con la esencia de lo que somos, aceptarnos, estar en paz y agradecidos, ser coherentes, en lugar de querer demostrar a los demás que somos distintos : mejores, más buenos, o cualquier condición que no sea real. Trabajer con nuestras emociones, ordenarnos internamente es de gran ayuda...

Un abrazo!!!

Lidia