22 noviembre 2007

Se confirma el vínculo entre lactancia e inteligencia

Por fin queda científicamente demostrado que tanto el entorno como los factores genéticos influyen sobre el desarrollo intelectual. Un estudio publicado en la Academia Nacional de Ciencias por investigadores del King's College de Londres han examinado a más de 3000 bebés que tienen una particular versión del gen FADS2 y que además estaban siendo amamantados por la madre y han descubierto que tenían un CI (cociente intelectual) superior a la media en 7 puntos, lo que sería suficiente para que un niño se encuentre entre el tercio superior de los alumnos de su clase.Tras descartar la influencia del estatus socio-económico, el CI de la madre y otros detalles como la edad gestacional y el peso al nacer, la diferencia se mantuvo. Durante el estudio se midió el CI en diferentes ocasiones entre la edad de 5 y 13 años.

"Se ha estado debatiendo el papel que juega la naturaleza y el que juega la crianza durante más de un siglo ", dice Terrie Moffitt, catedrático de ciencias psicológicas y del cerebro de Kings College y co-autor del ensayo. "Ahora, estamos descubriendo que la naturaleza y la crianza funcionan juntas porque el 90% de los bebés tienen al menos una copia de ese gen y su inteligencia es mayor si son amamantados".

El gen se estudió porque produce una enzima que se encuentra en la leche materna y que ya había sido asociada con una mayor inteligencia. Esta enzima convierte los ácidos grasos de la dieta en ácidos poliinsaturados que se acumulan en el cerebro humano durante los primeros meses de vida. Se llegó incluso a añadir esta enzima a la leche maternalizada comercial pero los ensayos no fueron concluyentes.

Estudios similares realizados con ratas de laboratorio y con primates a los que se había alimentado con ácidos grasos suplementarios demostraron crecer con habilidades superiores cuando se les realizaron tests de aprendizaje, memoria y capacidad para resolver problemas. Otros científicos continuaran las investigaciones para confirmar y ampliar estos resultados, ya que falta por determinar cuanto tiempo debería durar la lactancia materna, pero por el momento queda claro que la leche materna tiene un efecto sobre la inteligencia. Una vez más la ciencia nos demuestra la superioridad de los alimentos naturales contra los industrializados.

6 comentarios:

Senior Manager dijo...

Ya decía yo que mi madre tenía razón al haber alargado el destete. No sólo es beneficioso para la inteligencia, también lo es para la salud, pues esa leche nos provee de anticuerpos, antihistamínicos y antivirales naturales que son 100% compatibles con nosotros.

Maria dijo...

Hola Senior: Tu comentario complementa la información del post. Tus visitas siempre añaden algo interesante. Te lo agradezco mucho.

neurotransmisores dijo...

La naturaleza está por encima de todo

zanzara dijo...

Toatlmente de acuerdo con senior manager, mi madre siempre dice que yo no he sido nunca de ponerme mala de pequeña y que eso era opr la leche materna y ahora resulta que se comprueba científicamente... La naturaleza, como las madres, siempre tienen la razón y en ellas están las respuestas para todo.

Besos!

Anónimo dijo...

Y además de natural es gratis y en general abundante.

Maria dijo...

Eso dicen, Zanzara, pero ¿quien les hace caso?

Anónimo: hay quien dice que lo que sale caro es el arreglillo estético posterior... je, je, je.