18 noviembre 2007

¿Comer un 30/40% menos para vivir más tiempo o tomar una pildorita?

Y hablando de dietas...hace casi tres cuartos de siglo que los científicos saben que las dietas extremadamente restrictivas con un valor calórico del 30 al 40% inferior al normal pueden (siempre dicen "pueden" los científicos, un dato a tener muy en cuenta) pueden, decía, alargar la vida un tercio más. Si la media en España esta en 80 y pico años nos podríamos poner en ciento y pico largos.

No solo eso, reducir la proporción de lo que comemos supone que ese tercio adicional sea relativamente más sano y libre de enfermedades como el cáncer, los problemas coronarios y la diabetes tipo 2. Este aumento en la esperanza de vida cuando la dieta es extremadamente baja en calorías se ha comprobado tambien en animales, incluyendo ratas, ratones y monos.

¿No es sorprendente que esta noticia no haya sido cacareada a los cuatro vientos durante todos estos años? Al menos yo nunca leí nada al respecto.

El eslabón perdido de esta historia parece estar en la Escuela de Medicina de las Universidades de Harvard y de Cornell y en los Institutos Nationales de Salud donde los investigadores han estado buscándolo con el objetivo de intentar desarrollar nuevos tratamientos para las enfermedades relacionadas con la edad. Al parecer lo han encontrado.

Se trata de minúsculos cuerpos situados en el interior de cada célula que actuan como si fueran batería celulares. Al envejecer "se van perdiendo éstas (las mitocondrias) y las células se ralentizan", dice el autor principal de la investigación, David Sinclair, Catedrático de Patología de Harvard. Las dietas extremadamente restringidas hacen que esas baterías se recarguen a través de una reacción en cadena que crea dos encimas, la SIRT3 y la SIRT4 que actuan sobre las mitocondrias haciendolas más fuertes y generando así mayor energía. Esta investigación que se publicó en la revista Cell hace un par de meses, demuestra que "son los cancerberos de nuestra salud", añade Sinclair .

Hasta aquí la comprensión del fenómeno, ahora viene la posibilidad de buscar un medicamento que consiga lo mismo que la dieta extrema. O como dice Sinclair, "trabajamos para encontrar un medicamento que ofrezca los beneficios del ejercicio y la dieta sin tener que hacer ni ejercicio ni dieta". “Lo que me anima e ilusiona es que los beneficios potenciales sean tan grandes". Ahí queda eso en palabras textuales. Y yo a lo mío que es observar sin juzgar porque el juicio trae pensamientos nefastos para el estado de ánimo.

Sinclair lleva trabajando desde el 2003 para aislar un componente del vino tinto, el resveratrol que según su investigación hasta ahora ha demostrado tener un efecto excepcional para la salud , prolongando la vida de las levaduras, los gusanos y la mosca de la fruta.

Prometedor el asunto puesto que hay noticias de que Sinclair ha fundado un laboratorio, Sintris, para comercializar el producto, junto con Christoph Westphal, doctor en biología de la Escuela de Medicina de Harvard e inversionista de riesgo. "No sabemos si estamos a 5 o a 50 años de completar el proceso pero sabemos que estamos muy cerca".

Y puesto que no lo sabemos, ni tampoco si surgirán despues los temibles efectos secundarios, lo suyo sería comer menos, consumir alimentos antioxidantes como las nueces o los cacahuetes y tantos otros y darle al vinillo con moderación, o al mosto, pero eso sí, hay que hacerlo mientras se es joven, una vez que esas mitocondrías estan echas un trapo ya no creo que sirva para mucho ni cambiar de dieta ni tomar la pildorita en cuestión.

Parece que con esto podría cumplirse el sueño dorado de toda empresa farmaceutica: crear un medicamento que todo el mundo tome todo el tiempo. Que yo sepa eso no había ocurrido desde que Dios inventó el pan.

7 comentarios:

Senior Manager dijo...

De verdad que todo esto me da mucho miedo, no sé hasta que punto dejaremos de seguir siendo los humanos normales de siempre y paaremos a ser otra cosa diferenet como variacion o mutación luego de machacarnos a drogas y medicamentos milagrosos por tener una figura "aceptable" para la sociedad. Lo que no entiendo es cómo hemos sobrevivido tantos miles de años con las figuras físicas que tenemos sin quejarnos hasta la llegad del siglo 20...A donde iremos a parar.

Anónimo dijo...

Como las normas cambian tambien cambiará lo que consideramos normal, supongo.

Maria dijo...

Si, senior, es preocupante aunque creo, como el Dr. Oliver Curry, que puedes ver en el post del 25 de octubre "El futuro de la humanidad: una noticia buena y otra mala -- http://desdelos50omas.blogspot.com/2007/10/el-futuro- ee-la-humanidad-una-noticia.html -- que en el futuro los humanos seguiran cambiando poco a poco.

Anonimo yo tambien creo que como las normas tambien han ido cambiando a lo largo de los siglos seguiran haciéndolo.

fé dijo...

Bueno esto me recuerda la tecnica empleada para que florezcan los buganvilas (creo que se dice asi) y otras plantas : hay que uhcaerlas sufrir un poco. Dejar de regarlas por ejemplo. Sera que se estimula el instinto de supervivenvia, y que en realidad, a la vida loque de verdad le va es la marcha ? Tanta satisfaccion la ahoga ? jo !
Manita negra

Maria dijo...

¡Vaya por Dios Manita Negra, acabas de destruir la mística de las esas personas de "dedos verdes", como dicen los angloparlantes, que tienen plantas exuberantes y dicen con carita inocente: "pero si yo no hago nada". Y ahora resulta que que es verdad. Lo que hacen es no regarlas hasta que las ven desfallecer.
Gracias por tu visita y por la sonrisa.

neurotransmisores dijo...

No soy un erudito en el tema pero me supongo que muchas las enfermedades de los países desarrollados son debido al exceso de alimentación.

Maria dijo...

Hola Neurotransmisores
Ese es desde luego el problema en muchos países, según leo cada día. No hay equilibrio en la nutrición. Se come mucho pero faltan nutrientes esenciales.