07 diciembre 2007

Los adolescentes inmigrantes comen mejor que los españoles

Un estudio realizado en la Universidad de Granada revela que los adolescentes inmigrantes comen mejor que los españoles por lo que tienen menos riesgo de sufrir obesidad o enfermedades cardiovasculares. Los extranjeros ingieren mucha más fruta, verdura, cereales y zumos naturales que los jóvenes autóctonos y , a diferencia de estos, apenas consumen snacks, golosinas y ‘chucherías’.

La investigación que se realizó en el País Vasco y en Castilla-León, entre 800 jóvenes españoles e inmigrantes, ha analizado por primera vez los hábitos y actitudes que manifiestan los inmigrantes ante la nutrición. Esta radiografía de los hábitos alimentarios presentes en las aulas españolas revela además que los extranjeros que estudian en España –en su mayoría, sudamericanos, árabes, de los países bálticos y chinos- consumen más proteínas que los autóctonos a través de alimentos como la quinoa, el amaranto, el mijo, la soja o la yuca y la batata.

Por otra parte los jóvenes inmigrantes son menos reacios que los españoles a probar alimentos o platos desconocidos para ellos.

5 comentarios:

Senior Manager: dijo...

Atrás está quedando la dieta Mediterránea...menos mal que ha quedado plasmada en recetarios porque cada vez más la costumbre sana se está perdiendo con las nuevas generaciones...Si seguimos así la longevidad que tenemos ahora será una ilusión para las nuevas generaciones...

Maria dijo...

Lo irónico es que igual sobrevive debido al tirón mediático y quizás tambien al trabajo de los "chefs" famosos que promueven la cultura gastronómica mediterránea. ¡ah! y el menú del día con sus lentejitas y sus alubias de primer plato. Que penita pordioz.

corsaria dijo...

Mientras aquí la gente se atiborra a hamburguesas, pizzas y demás, quizás en otros países descubran y aprecien la dieta mediterránea. Siempre andamos al revés.

Saludos. :)

Maria dijo...

Así estan las cosas. Hace unos años en la calle Princesa en pleno centro de Madrid había un restaurante con una barra pequeñita donde los apresurados podían comerse unos tazones de cualquier legumbre muy bien cocinadas y apetitosas. Cerró. Muy cerca había un restaurante absolutamente sensacional, divinamente decorado además, donde servían un menu fabuloso a base de excelente comida casera. Tambien cerró.

Saludos Corsaria, bienvenida y gracias por tu visita.

Maria dijo...

Observando que andamos un poco pesimistas me he ido a comprobar los datos en el informe sobre alimentación del Ministerio de Agricultura y me ha parecido que quizás no haya causa para ello. Os dejo la dirección del PDF por si os interesa. Está muy bien diseñado y es fácil de leer. A ver que opinais vosotros.

http://www.mapa.es/alimentacion/pags/consumo/2006/panel-06.pdf