09 febrero 2008

¿Podría utilizarse la hormona del amor, oxitocina, en el tratamiento de la ansiedad?

Tiempo de lectura 1'20"

Interesante cuestión que está siendo estudiada en este momento. Ya se comentó en el post anterior el papel que juega esta hormona en el amor de pareja y Fibrix comentó con buen humor que había decidido tomarse un "cubata" de oxitocina. Chico listo, porque ahora se piensa que podría jugar un papel en el tratamiento de la ansiedad, y no solo eso, tambien en el de la esquizofrenia y otros desórdenes. Si fuera así ¡una ronda para todos! Invito yo.

Parece que además de jugar un papel en el abrazo y la caricia, y también en la respuesta sexual, cambia además las señales cerebrales relacionadas con las expresiones faciales, posiblemente desencadenando la actividad de la amígdala, la parte del cerebro que procesa los estímulos emocionales más importantes. Esto podría convertir a esta hormona en un potente intermediario en el comportamiento social humano. "Sabemos que mirarse a los ojos es crucial para la comunicación emocional, ya se trate de amor y confianza o de miedo y ansiedad, dice Kai MacDonald, catedrático adjunto de psiquiatría de la Universidad de San Diego (California), y también que las personas con esquizofrenia o autismo con frecuencia evitan el contacto visual y lo centran en otras partes del rostro". La teoría de los investigadores es que el uso de esta hormona podría actuar en estos enfermos aumentando los niveles de confianza y contacto emocional tanto entre parientes y amigos como en la relación entre el paciente y su terapeuta.

La hormona se utiliza para inducir el parto e incentivar la lactancia pero sus efectos en el cerebro solo se han empezado a comprender ahora al comprobar en diversos estudios que la oxitocina administrada en dosis intranasales reduce la activación de los circuitos cerebrales del miedo, aumentando el contacto visual, la confianza y la generosidad. "Es interesante, dice MacDonald, que quienes han tomado oxitocina dicen no sentir nada diferente, sin embargo actuan de forma diferente. Queremos saber si tendría el mismo impacto social en enfermos psiquiátricos".

Entradas relacionadas:
El sexo nuestro de cada día, dánosle hoy
La depresión es cuestión de química en el cerebro

etiquetas:






Recibir actualizaciones en mi bandeja de entrada
Subscribirse a Observando

18 comentarios:

intoku dijo...

Interesante. Como todos estos temas, es curioso lo poco que sabemos. La HORMONA DE LA CONFIANZA, la oxitocina, ha sido bautizada a menudo también como la hormona del bienestar o incluso la hormona del amor.

Saludos,
Intoku.

Senior Manager: dijo...

Si esto resultase científicamente cierto sería un gran descubrimiento, no sólo por lo que mencionas sobre la respuesta sexual y las señales cerebrales relacionadas con las expresiones faciales, sino por la importancia que tendría su aplicación en otros campos más ligados a las enfermedades degenerativas del cerebro más comunes en nuestro tiempo y con una más patología mucho más complicada de tratar, entiéndase Alzheimer, Parkinson y Huntinton.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Hay que reconocer que muchos trastornos psicológicos y emocionales, provienen de desequilibrios ya sean químicos u hormonales.

La ciencia puede ayudar mucho en este sentido, pero sin olvidar que también hay un trasfondo espiritual, donde el alma (pensamientos, emociones, personalidad, identidad, etc.) juegan un papel muy importante.

Saludos desde San José de Costa Rica

neurotransmisores dijo...

Parece que nuestros organismos siempre necesitan algún aditivo.

Anónimo dijo...

Yo a las judias blancas siempre le echo su dosis de chorizo, morcilla y bastante oxitocino.

Así me va.

Maria dijo...

Hola INTOKU, gracias por tu visita.
Siendo así solo nos falta incentivar la producción. Mejor que esnifar la oxitocina, je je.


Ojalá sirviera SENIOR, ojalá. La ciencia avanza que es una barbaridad pero para los enfermos a los que aludes todo parece ir a paso de caracol. Si la oxitocina alivia la ansiedad podría ser algo, pero poco.


Buenas tardes ROY: Tu comentario me ha recordado a Fortunata y Jacinta, la novela de Galdós. Dos mujeres enamoradas, y a pesar de su oxitocina y toda su química, dos formas distintas de actuar.


Hola NEUROTRANSMISORES: Efectivamente así parece ser. No somos un perfecto engranaje después de todo y tenemos nuestros padecimientos.


A ver ANONIMO: Gracias por la idea. Yo pongo el cubata de oxitocina y tu el montadito de oxitocino con judias ¿hacemos un "OXIparty y cantamos aquello de "You are my OXYgen"?

Gracias a todos por participar.

eKaizen dijo...

Pero no nos has dicho lo más importante, ¿dónde se vende la dichosa oxitocina?. Como sea tan beneficiosa como decis me voy a hacer adicto pero ya mismo.
Saludos

Franziska dijo...

En relación con la esquizofrenía, tú sabes muy bien lo que sufren estas personas, sería estupendo que hubiera algo que les ayudara: representaría una gran ayuda. La ansiedad suele acompañarles.

Por lo que dices, representa algo así como la píldora de la felicidad. Perdona pero sacado del contexto de la ayuda a personas que lo necesitan para recuperar su salud mental, me parece bien triste que el bienestar de una persona dependa de un tratamiento. Es como si quisiéramos crear un mundo feliz. En mi opinión, un mundo feliz, sería un mundo más justo, más solidario. Perdona, esto nos aleja del tema de la oxitocina.

Te agradezco la segunda parte y, la verdad, aquí se aprende mucho.
Voy a "apuntarme" para que no me pasen desapercibidas tus entradas de sicología.

Saludos cordiales.

Maria dijo...

¡buenos dias compañeros!

EKAIZEN mira bien en tu despensa (o adyacentes). Seguro que encuentras alguna ración de mimitos, masajillos, o similares. Sale más a cuenta que comprarla ¡¡¡Y mañana es 14 de Febrero!!! Dale al chocolate y a la feniletilamina! Esa que tambien se activa con el enamoramiento jajaja

Hola FRANZISCA: Cualquier cosa que ayude a los enfermos psiquiatricos sería bienvenida. Los sanos ya se buscaran la vida para incentivar su buena química natural. Creo que esa será la tónica en el futuro. Conocernos, comprendernos y tratarnos lo mejor posible a nosotros mismos y a los demás. Creo que así evolucionaríamos en el sentido que dices, generando confianza y un buen sentido de la solidaridad. Muchas gracias por tus aportacinones y por tu apoyo Franziska

ISOBEL dijo...

maría siempre es un gusto leerte, una que tiende a mirar siempre a los ojos, mira que si me quita el miedo...voy a por dos cajas, besitos

P.D, creo que soy alérgica a la feniletilamina

Mario Rosaldo dijo...

El humor es también una gran medicina, gracias por los oxitocinos y demás.

Yo concuerdo con la idea de que se ponga más el acento en una vida sana que en la dependencia de tratamientos médicos.

Pero es obvio que el artículo trata sobre los esfuerzos de la ciencia médica en lo tocante a las enfermedades cuyas pricipales causas de desarrollo apenas se están determinando.

¡¡¡Felicidades por el blog!!!

Twistergat dijo...

Un saludo Maria. (k)

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Te dejo un saludo
Abrazos

Zafferano dijo...

Me han hablado del prozac como un fármaco milagroso para determinados estados de ánimo. Tendrá algo que ver con esto? Siempre he pensado que hay momentos en la vida en los que se necesita un empujoncito para salir adelante, no estaría mal un cóctel de éstos de vez en cuando...

Un besote!

Fibrix dijo...

La interacción social reduce la sensación de dolor y de ansiedad.

Menos dolor y ansiedad se traduce en un menor uso de analgesia y en una menor duración de la hospitalización. Un estudio elaborado por la universidad de Michigan aconseja, además, que los cirujanos apoyen la compañía de amigos y familiares al paciente en el postoperatorio.

Más información: Journal of the American College of Surgeons 2008;2:292-300

Está claro, amigos, lo que necesitamos es hacer muchas fiestorras, con cubatas de oxitocina, bocatas de oxitocino i ligoteo del bueno, así se acaba todo lo malo habido y por haber.

abrazotes.

Maria dijo...

Por fin un ratito para dedicarle al blog. Hola a todos

ISOBEL si hay que tomar pócimas, sea, pero si uno encuentra la forma de que fluya la dichosa oxitocina acariciando a un niño o a través de un beso, yo me quedo con lo segundo.


MARIO, sin duda, vida sana mental y física, me apunto a eso tambien. Y si estamos enfermos por favor, por favor, que la ciencia encuentre la forma de curar, más que paliar, y con medicamentos que no traigan consigo efectos secundarios nefastos. Muchas gracias por tu comentario y tu ánimo.


TWISTER, nena, un beso grande y gracias por tu visita.


Un abrazo ROY y muchas gracias por venir.


ZAFFE linda, gracias por la visita. El Prozac tuvo su momento e hizo mucho ruido, pero no creo que los medicamentos deban utilizarse cuando no hay enfermedad. Para momentos complicados de la vida en los que decae el ánimo creo que vale más buscar apoyos de familiares y amigos o una buena terapia que ayude a enfocar el asunto desde diferentes ángulos y quizás encontrar el perdido sentido del humor. Pero ¿que te voy a contar yo a ti si me voy a tu blog para relajarme y sonreir?


Oleeeeeeee FIBRIX, fiestuqui, fiestuqui. Me apunto. Gracias por la referencia al estudio de Michigan. Me ha recordado una situación muy divertida en la que entró en la habitación del hospital el cirujano en su visita de rutina al recien operado, y viendo el tinglado que había allí montado, un auntentico jolgorio, se giró hacia uno y le dijo "Bueno, qué, estareis esperando que traiga yo la botella de whiskey y los vasos de plástico ¿no? ¡Hala, todos para afuera!" Eso si, luego les dejó entrar de nuevo diciendo que no fueran todos juntos a la misma hora a visitar al enfermo. Un beso Fibrix, me alegra mucho verte por aqui.

Marta dijo...

Es genial el descubrimiento, un gran avance sin duda, pero veamos, si esa hormona la oxitocina puede curar esas enfermedades, ¿no sería mejor cultivarla, sembrarla en todas las almas, para que todos tuvieran su propia cosecha en casa?. Su propia medicina en casa, en su propio interior.

Sinceramente, podemos hacer más de lo que nos pensamos. Si diéramos más amor, todos estaríamos más sanos. Las depresiones, la ansiedad, ... en muchas ocasiones es falta de cariño, falta de atención, de las personas que quieres.

He sufrido estos males, estuve a punto de perder la vida, y todo, todo se curó con el amor de mi familia y el de mis amigos.

Maria dijo...

Eso es justo lo que nos hace falta a todos MARTA. Cuanto me alegro que tengas todo ese afecto y apoyo para hacer frente a lo que se presente con mucha oxitocina natural. Muchas gracias por tu visita, un abrazo.