13 agosto 2008

¿Es des-educarse una buena alternativa para vivir mejor?

Al leer hoy en en el blog de psicoloka "Cosas de la Vida", su nuevo post sobre educación y regulación de las emociones he recordado un libro que leí el año pasado que podría resultar interesante. No deja de ser un libro de autoayuda, y ya se sabe que estos libros tienden a repetir un poco lo mismo, pero ya el título llama la atención y el contenido aporta ideas sobre la manera en que influye la cultura y el entorno familiar y social, en la forma en que vemos nuestra vida, a nosotros mismos y a nuestra forma de ser, lo que evidentemente influye tambien sobre cómo vemos -y juzgamos- a los demás. En definitiva repasa lo bueno y lo malo que la educación ha aportado al individuo, lo que afecta al desarrollo de sus relaciones con otros y a la percepción que se tiene de lo que es ser -o no ser- feliz.

Los autores dan por hecho que tenemos sentimientos que hay que aceptar, aunque no siempre sean los más adecuados porque no nos hacen sentir bien, pero de los que hay que hacerse responsables si queremos vivir la vida de una forma positiva, sembrando y recogiendo los frutos del esfuerzo personal y contribuyendo a que tanto nosotros mismos como el resto del mundo sea mejor. Eva Bach y Pere Darder sugieren que para ello, en ocasiones, hace falta des-educarse, poner sobre la mesa lo que consideramos conveniente de la educación adquirida y lo que no lo es tanto. Hacerse preguntas, buscar otras perspectivas y de paso observar los tópicos inútiles, a veces malsanos prejuicios, que han estado dirigiendo nuestra forma de actuar, pero sin por ello descartar lo que hemos aprendido. Guardar lo bueno y dejar a un lado lo que no nos conviene.

Es un libro que incita a preguntarse si la forma en que nos hemos estado relacionando con los demás es la mejor para llegar al entendimiento entre las personas y los pueblos, que anima a encontrar la propia sensibilidad y creativad, los recodos íntimos en los que se encuentran formas nuevas de relacionarse, de disfrutar de la vida y de solidarizarse tanto con uno mismo como con el resto de la gente.

PageRank Checking Icon

Recibir actualizaciones en mi bandeja de entrada
Subscribirse a Observando

32 comentarios:

Terox dijo...

Suena muy razonable. Gran parte de la educación se la "tragó" uno cuando simplemente no tenía criterio, y aunque luego la experiencia va modificando su forma de ver la vida, quedan muchos "esquemas" que uno simplemente no se cuestiona. Claro, desprenderse de ellos no debe ser nada fácil, o tal vez sí... Hay que intentarlo...

Cean dijo...

Por lo que has escrito el libro parece muy interesante.

Me dedico a la enseñanza y un factor importantísimo es el desaprendizaje. Sucede que no basta con desaprender sino que ese hueco hay que llenarlo don un aprendizaje.

Cualquier cosa que nos ayude a hacernos preguntas es positivo, si bien también nos puede resultar incómodo.

Gracias por la reseña del libro.

Saludos.

Cecilia Alameda Sol dijo...

De todos modos, las fórmulas educativas no sirven para todos los seres de igual manera. No hay fórmulas magistrales en ese terreno, creo yo.

Genín dijo...

El desaprendizaje debe ser harto difícil, no me veo yo desaprendiendo a hacer una paella...No
Muy difícil mas de lo que me costó aprender a hacerla, aunque está por demostrar que aprendí a hacerla...jajajaja
Besitos y salud

Conciencia Personal dijo...

Hola querida María:

Salí de la intemperie...

Hace tiempo leí un libro "Qué nos hace humanos" y hablaba de ese ambiente cultural, social, cómo influye en nuestra educación, en nuestro andar y actuar...de manera sencilla observaba un sobrino que vino a vivir a casa(16 años) empezó sus primeras lecturas al vivir en un entorno salpicado de literatura, de libros...al transcurrir el tiempo por sí solo, se convirtió en un excelente lector, o sea el medio, el hábitat, lo influyo...

Goathemala dijo...

Me viene a la cabeza el Emilio de Rousseau. La idea del buen salvaje que tan importante fue en pasados siglos, incluso ahora.

No me extraña, hay ciertas convenciones sociales que no sirven para nada.

Saludos.

Luis Miguel dijo...

Un saludo desde el corazón.
Es cierto que con la manera que tenemos de funcionar, durante los 2000 últimos años, no hemos evolucionado nada. Seguimos en el mismo punto, llenos de racismo, agresividad, violencia, y malos hábitos.
¿Cuál es la solución?
No lo sé, la verdad. Lo que tengo claro es que no será con mi pensamiento basado en las tradiciones nacionales y nacionalistas, religiones, o revoluciones políticas.
Si quitamos todo eso, ¿qué es lo que queda?...

marpa dijo...

Gracias por tu visita. Me alegra saber que te ha gustado mi blog. Desearía que pudiera serte de utilidad.

Hojeando tu excelente blog he disfrutado y me he enriquecido. Tiene un contenido muy rico y una forma muy agradable.

Nos iremos viendo.

En lo que respecta al tema de este post, mi opinión es que todos los condicionamientos y prejuicios que podemos tener, tienen una razón de ser, y en cierta medida nos han sido de utilidad en el pasado. Lo que tambien es cierto es que debemos ir creciendo y evolucionando, y es bueno cuestionarse si en el momento actual nuestras creencias y valores son las adecuadas o podriamos adoptar otras que nos pudieran ser de mas utilidad para nosotros y para los demás.

Creo que en el fondo la vida consiste en ir sacando las cáscaras que envuelven nuestra esencia, que es pura y sin mácula.

Un saludo y hasta la vista

Adolfo Calatayu dijo...

Querida María: me recordó la cita de B.Shaw; "interrumpí mi educación pra ir al colegio",jajajaja
de todas formas es un tema tan vasto como complejo pero coincido con las observaciones hechas.
Un cariño grande

Firebrand dijo...

La palabra deseducar, sugún el Diccionario de la RAE es "hacer perder la educación". Lo que este libro postula no es perder la educación, sino al revés, incrementarla. Si la experiencia nos demuestra que un concepto que nos metieron en la cabeza de niños,resulta ahora una idea equivocada, pues estamos ampliando nuestros conocimientos. Si ahora sabemos que tal cosa no debe hacerce o debe hacerse al revés tenemos mas sabiduría que antes, porque lo hemos experimentado.
En consecuencia, haya mas sabiduría.
Un abrazo.

Verbo... dijo...

Des educate.

Yo creo que lo que sugiere es mas bien, un romper con aquellas costumbres que no son provechosas, que no abonan en nada hacia una mejor calidad en nuestras vidas.

Que rompamos con aquellas ideas y costumbres que atan y esclavizan, que atormentan la siquis.

Eso creo, que sugiere el des educate.

Bravo por la entrada ♥

M.

Miriam dijo...

Super interesante lo que cuentas. Creo que las cosas que has extractado del libro son bastante ciertas. Habrá que leerlo.
Me parece o no pasaste a buscar un regalo que te dejé en mi blog?
Es en la entrada anterior a la última.
Sería un honor para mí que lo lleves contigo.
Besos

Cristina dijo...

Buenos días querida, respondiendo a tu pregunta te diré que hace dos años que estoy intentando Reeducarme. Es durillo y desconcertante algunas veces, sin embargo... quiero creer que eso me está aportando mucha más tranquilidad que antes....

Besos

Cris

Senior Manager dijo...

No he leído el libro, pero por lo que cuentas puede que esté bien dirigido hacía los escabrosos temas de la nueva cultura social o lo que es lo mismo la anticultura... Creo que más que deseducarnos debemos desculturizarnos y replantear lo que nuestra cultura nos ha dejado y que nos ha alejado de muchos beneficios sociales. Existe otro nuevo mundo allí afuera aún por descubrir, pero no podemos seguir apoyándonos en la misma base cultural de siempre.

Patricia dijo...

Hola Maria:
Gracias por dar a conocer este libro y por la manera tan enriquecedora que tienes de describirlo. Yo creo que es verdad que las experiencias personales "programan" nuestro cerebro para tomar una desicion, un poco como la teoria de James March del gato que una vez que pisa una cocina caliente jamas volbera a pisar una cocina en su vida, independientemente de si esta este caliente o no. Las personas muchas veces rehusamos tomar experiencias nuevamente o dejar las que nos hacen danho porque solo nos basamos en la perscepcion de lo que que se tiene por "ensenhanza".
Interesante tu post...me gusta mucho venir aqui :)
Te voy a crear un enlace je je
Un abrazo!

Jazzy dijo...

Creo que sí. Desaprender es necesario, aunque no fácil,el añadido de la continúa desinformación lo hace todavía más difícil.
Buena reflexión y buena entrada.
Un abrazo(sigo sin tener blog)

HUGO dijo...

Linda pegunta, de difícil respuesta.

neurotransmisores dijo...

Algo pasa en nuestra sociedd para que los libros de autoayuda tengan tanta demanda. Aprendemos, desaprendemos, volvemos a aprender...

Saludos.

Valentina. dijo...

Educar es difícil.
Des-educar aún más.
Pero a veces necesario.
Porque educar es dificil.

Un beso.

Antonio dijo...

Volver a educar deseducando. Vaya, vaya... .

Marta dijo...

Bueno esto no deja de ser el Yin y el Yang.

Yo hace tiempo que dejé de leer tan seguido libros de autoayuda, porque la perfección no existe, y cuando lees, y lees, y sigues leyendo sobre el mismo tema e intentas seguir todas las pautas, te vuelves obsesiva para conseguir ser perfecta.

Creo en el buen criterio, en la aceptación de uno mismo, y en que todos queremos mejorar.

María dijo...

Hola tocayina María:

Pues a mí son los libros que me gustan, los de auto-ayuda, gracias por hablar de uno de ellos, que parece interesante el tema, y ya lo tendré en cuenta para comprarlo.

Son preguntas que nunca nos las cuestionamos, pero ahora que nos la haces tú, me haces reflexionar sobre ello y me doy cuenta de que la vida es un constante aprendizaje, y aunque no aprendamos a través de libros como muchas personas hacen lo vamos haciendo a través de la universidad de la vida que es la que mejor nos va enseñando, con nuestras experiencias, y aunque no entendamos de costumbres refinadas, sí entendemos de las cosas que no están bien.

Un placer leerte es siempre para mí, y perdona que no me pase tan amenudo pero no veas el poco tiempo del que dispongo ahora.

Te mando un beso muy grande.

mreina dijo...

Des-educarse es como quitarse la ropa y por un instante ver que llevamos puesto por la vida, rapidamente nos la volvemos a poner pero ahora conscientes de lo que llevamos puesto. Buena entrada. Gracias

Froiliuba dijo...

de nuevo por tus lares tras el periodo vacacional, (que pena se acabó snif)y de nuevo un placer leerte.

Yo me sumo a la máxima de la bruja averia, a eso de "aprender a desaprender todo lo aprendido". Así podré estar en continuo aprendizaje, que al fin es lo que nos mueve a todos, ¿o no?

mil besos

MBI dijo...

Yo creo, como terox y cecilia, que es difícil deshacer lo marcado en nuestra mente cuando ésta era más plastica que nunca. La carga emocional implantada, es más fuerte que el razonamiento en muchas ocasiones.

Marian dijo...

Los que ya tenemos unos añitos hemos recibido una educación bastante marcada por muchísimos prejuicios, venidos unos desde la religión la mayoría y no todo ha sido bueno.
Ahora hay más información y más sabiduría en general que permite construir nuestra escala de valores según nuestro propio criterio, con libertad.

KAMELUCHA--MELA dijo...

yo va a ser,,
que ya..estoy tan desaprendida,,
que me pierdo amiga...,,
si me hago preguntas,?? mas,??
eso si , siempre se dice que
nunca te acostaras sin saber
alguito mas,,,,
besitos grandess,

Cartas que nunca escribí dijo...

Maravilloso el leerte siempre. Se aprende, se crece.

Besos.

Roberto Lone dijo...

Saludos María. Tiempo sin leerte, pronto te escribo.

Franziska dijo...

Hola. De nuevo por aquí. Al menos lo estoy intentando. Voy a tomarme las cosas con más tranquilidad y supongo que todo irá mejor. Por ahora me he demostrado a mi misma que soy capaz de vivir sin ordenador -o con raciones mínimas- y que lo del enganche se puede tolerar.

He estado repasando todos los post de esta página. Y ¿que quieres que te diga? pues que hay que reconocer que, sin abandonar tu línea, tus temas son siempre del mayor interés: al menos para mí.

Ay, yo quiero deseducarme, quién me deseducará, el deseducador que me deseduque buen deseducador será...

Somos algo tan complejo: educación, ambiente social, "genética" -ésta está de moda y aparece en todos los estudios como responsable de todos los males que nos quejan: lo mismo físicos que psiquícos- y finalmente, en lo que se relaciona con mi persona, he descubierto que soy una absoluta desconocida para mí misma. Buscar la comprensión ha sido siempre mi quimera pero ¿cómo van a comprenderme los demás si ni siquiera yo me conozco? Creo que ha sido a mi misma a quien he estado engañando, concienzudamente, todos estos años.

Creo que los libros de auto ayuda merecen una lectura pues siempre dejan un estela positiva, algo a lo que aferrarse: esa es la clave. Es conveniente no olvidar que es imposible sonreír al mismo tiempo que pones gesto de enfado.
Por eso me gustan a mí las personas que sonríen antes de hablar: se preparan para dar una respuesta amable o al menos, positiva.

El cambio de la dirección de mi correo electrónico ha supuesto algunos otros cambios: resulta que tendré que abandonar mis antiguos lares definitivamente. He empezado por abrir uno en el que ya estarás "linkada" (vinculada?) y así poder acceder con más agilidad. Mi dirección es la siguiente:

http://eljuegodelapalabradada-segundo.blogspot.com

desde donde, por el momento, seguiré jugando con las palabras.

Un abrazo.

ALyCie dijo...

Antes, de pequeño, me educaban mis padres, mas o menos, Ahora, me educan firmemente mis hijos.
Tengo que suponer que todo va bien.
¡Saludos!

^____^ dijo...

bonito titulo, sin duda, me apetece leerlo con sólo leer tu reseña, me gusta tu blog, si no te importa lo agrego, es interesante :)

nos leemos