27 noviembre 2008

¿Monógamos nosotros? De eso nada

Cuentan las malas lenguas que en la década de los años 20 el presidente Coolidge de Estados Unidos estaba de visita oficial con su esposa en una granja. A cada uno se le asignó un itinerario distinto, de manera que cuando el guía le estaba explicando al presidente los secretos de un gallinero, le dijo: «Su esposa me ha recalcado que le recordara que el gallo que puede vivir en el corral rodeado de gallinas hace el amor todos los días». A lo que el presidente Coolidge contestó con una pregunta: «¿Con una sola de ellas?». «No, no, no» fue la respuesta inmediata del guía. «Pues dígaselo así a mi esposa» fue la réplica presidencial.

Parecería evidente que el presidente de los Estados Unidos en la década de los años 20 –no recordado, precisamente, por sus grandes aciertos– compartía, no obstante, con los biólogos del futuro la opinión de que la monogamia en la pareja no es una situación tan ‘natural’ como todavía hoy muchos siguen pensando.

La realidad de las últimas investigaciones, como las de los biólogos norteamericanos David Barash y Judith Lipton, son contundentes y podrían resumirse diciendo que entre los mamíferos y, particularmente, entre los primates sociales no es fácil constatar la monogamia como práctica habitual. Los pájaros, en cambio, son monógamos –aunque mucho menos de lo que pensábamos hasta hace muy poco tiempo–. Por último, tanto los pájaros como los humanos practican la monogamia social y la inversión parental, pero ambos son no monógamos desde la óptica puramente sexual.La conducta que podemos tildar de variedad sexual está condicionada no tanto por la búsqueda de la diversidad como por la de la calidad. En otras palabras, se otorga inconsciente o conscientemente una gran importancia a la salud y la belleza y, por lo tanto, a los genes. Ahora bien, la pregunta es inmediata y no puede hacerse esperar: ¿cómo se sabe dónde están los buenos genes? ¿Cómo puede saber un miembro de la pareja, que no cuenta con un microscopio ni con el equipamiento necesario, que los genes del otro son buenos?Una especie de ranas –concretamente el macho de las ranas de árbol grises– nos da una primera pista. El macho que goza de mejor salud, y por consiguiente de mejores genes, tiene un canto inconfundiblemente más prolongado. Otras veces las señales no tienen que ver con el sonido, sino con los colores; sobre todo, en el mundo de los peces y los pájaros. En el caso de los humanos y de gran parte de insectos y mamíferos, la señal determinante es el nivel de fluctuaciones asimétricas; si este nivel es inferior al promedio, el organismo en cuestión está exteriorizando que su metabolismo funciona perfectamente y que, por lo tanto, sus genes son envidiables. En caso contrario –no hay simetría en las facciones– se está anticipando que las huellas del dolor y de las enfermedades han distorsionado el perfil hasta el punto de que su nivel de fluctuaciones asimétricas es superior al promedio; estamos contemplando el subproducto de genes defectuosos.A los lectores a los que les cueste admitir el papel determinante de la simetría como detector de la ausencia de enfermedades, y consecuentemente de la belleza buscada, les recomiendo que recuerden que la mayoría de las decisiones que tomamos forma parte de los mecanismos del inconsciente. Son centenares de miles de años de experiencia que expresan, por la vía del inconsciente, una preferencia por la salud y la ausencia de dolor que escenifican una cara y un cuerpo simétricos. Claro, de estos lectores habrá a quienes les cueste más aún admitir que la mayoría de sus decisiones no son conscientes.

Eduard Punset en XLSemanal

Recibir actualizaciones en mi bandeja de entrada


Subscribirse a Observando

7 comentarios:

ALyCie dijo...

Si, si, polígamo,pero, ... las mujeres ¡de una en una!
Respecto a la selección natural, el h. sapiens ha seleccionado mujeres con el culo gordo durante un millón de años. Ahora, el Vogue y otras revistas, han truncado dicha evolución en 35 años. Del otro lado, solo hay un Brat Pitt y Paul Newman, ya no está entre nosotros, aunque parece que él si fue monógamo.
Me alegra volver a leerte.
¡Salud en tiempos de crisis!

Cristina dijo...

Le vi el otro dia en una entrevista...

Yo ya me lo olía lo de la monogamina... si señora.

Besos

Cris

Cristina dijo...

Le vi el otro dia en una entrevista...

Yo ya me lo olía lo de la monogamina... si señora.

Besos

Cris

Senior Manager dijo...

Somos humanos y nuestra especie siempre fue polígama desde el principio, y menos mal, ya que de otra forma nuestra especie no hubiese sobrevivido... Yo soy de los que piensa que uno de los males de la sociedad son las reglas monógamas impuestas, que no nos permiten ser lo que realmente somos, lamentablemente las religiones han tenido mucho que ver en ello y no parece que vayamos a cambiar en el corto plazo. Pero la verdad es que nuestro deseo NORMAL Y NATURAL de aparearnos con otros congéneres fuera de la pareja, seguirá allí, pues es lo que somos, animales netamente sexuales.
SM

Marta dijo...

Super interesante, ahora me quedo pensando en ello, y por eso no voy a comentar nada más!!!.

Marian dijo...

Por regla general el hombre es más proclive a la poligamia en cambio la mujer es más dada a la monogamia, siempre habrá excepciones pero por lo que vemos en el día a día es así, seguro que tendrá alguna explicación biológica.
Me alegro mucho de tu vuelta, se te echaba de menos.
Un abrazo

tresa dijo...

Hola! te saludo con alegría de verte de nuevo por aquí , muy bueno el artículo.