15 enero 2009

La felicidad no depende solamente de los individuos, también depende del entorno y de sus dirigentes

La época de festejos ya pasó y tras los usuales parabienes y buenos deseos para el año nuevo se impone observar de nuevo la realidad tal cual es y los sentimientos individuales y colectivos que provoca.

Por mucho que leamos los más renombrados libros de crecimiento personal, blogs iluminados y otras publicaciones, el sentimiento de armonía y de sosiego no depende solamente de los individuos y de sus creencias, tambien depende del entorno y de las decisiones que se toman en las instituciones de cada país, y los últimos experimentos científicos lo confirman.

Las cifras del PIB (Producto Interior Bruto) suelen figurar prominentemente entre los datos relevantes de los países pero igualmente importante sería la cifra de la Felicidad Interior Bruta (FIB), de la que se viene hablando desde hace ya tiempo como un índice a adoptar por todos los países.

Recibir actualizaciones en mi bandeja de entrada
Subscribirse a Observando

26 comentarios:

Antigonum Cajan dijo...

Cuando se padece de disfuncion social,
percibida a los nueve de edad, entonces, nos queda el entorno, no el de cemento/asfalto; la naturaleza.

Por tal razon me importa un pepino
angolo, la gente, claro en su medida.

Pero me concentro felizmente en mis ochenta especies de arboles, arbustos,
plantas, cubresuelos y enredaderas.

Usted ha sembrado algo recientemente?

Suerte y exito en sus proyectos.

Lidia M. Domes dijo...

Según las enseñanzas de Prem Rawat podríamos sostener nuestra paz interior más allá de las vicisitudes de la vida...

Estoy probando...

Cariños,

Lidia

Nelson Diaz dijo...

FIB, Que ocurente y genial idea mi apreciada Maria, y cuanta razon tienes en tus afirmaciones, cuan esquiva se muestra la felicidad, cuando esta tan dentro de nosotros, solo hace falta la sabia decisión de disfrutrarla.
Gracias amiga por compartir este escrito, que agradable tu trabajo. Exitos y un fuerte abrazo desde Venezuela

Cecilia Alameda Sol dijo...

También depende la felicidad de que la gente de tu alrededor esté dispuesta a poner siempre buena cara, sonreir, no pelear por bobadas...
En el trabajo, hay estudios sobre el efecto benévolo que tiene sobre los trabajadores la actitud positiva de los directivos. Es un estímulo que te animen y te feliciten cuando las cosas se hacen bien. En cambio, hay que tener mucho coraje para no soliviantarse cuando lo usual es que estén dando gritos o sacando las cosas de quicio.

Adolfo Calatayu dijo...

Desde luego que sí,ocurre que es un delicado y precario equilibrio entre la dura realidad circundante,y la entropía frágil de nuestras neurosis o aciertos emocionales...
Cómo empezaste el año !!!
Un cariño.

Alejandro Kreiner dijo...

Todos buscamos la felicidad... y cuando la tenemos se volatiliza.

Saludos.

KAMELUCHA--MELA dijo...

Hay mi señora,,,,dioooo
esto de la felicidad,,claro que del entorno claro que si,,,la crisis deja que tengamos menos felicidad,,y esque a estos niños como no le bajen las hipotecas,,no pueden ni vivir , ni seguir adelante...en fin, si la economia le va mal,,,ufff ahi empiezan los problemas de infelicidad ,,sii..
besiñosss

Roberto Lone dijo...

Excelente lo de FIB, casi le escribo FBI...jajaja

Ya ve que fácil es ser feliz!!!

Bueno, tenía un buen tiempo de no pasar por su blog pero aquí le dejo mi comentario deseándole un feliz 2009.

Hay una frase que me gustó y dice: "La felicidad no es un destino. La felicidad es un viaje sin fin"

Pasando de lo sunbjetivo a lo objetivo, creo que uno de los problemas humanos para mantenerse feliz es la transferencia de emociones, pensamientos y actitudes que afectan a los demás.

Por ejemplo: Si hoy alguien tuvo un día lleno de complicaciones, probablemente se abrume, se enoje o se deprima dependiendo de la intensidad del día. Esta persona llega a su casa e inconcsientemente transfiere a su esposa sus problemas. La esposa al tratar de comprenderle absorve las emociones de su esposo, y luego remata con su hijo en otros niveles. Lo más probable sea, que el hijo al recibir la transferencia de los problemas salga al patio y le pegue una patada al perro y para terminar el perro muerda al vecino y el vecino toque la puerta enfurecido, quizás ofendiendo a sus dueños o caso extremo dándole de comer veneno al pobre animalito. O lo que sería peor en países donde aplica una demanda por descuidar al perro y no amaestrarlo a ser pacífico. He aquí una pequeña manera pero vital de transmitir la infelicidad a los demás.

Definitavamente, debemos aceptar que no podemos tomar control absoluto de las situaciones, pero si de eso se trata, estoy de acuerdo con usted en comenzar en nuestro FIB.

Saludos!

Genín dijo...

¡ Que genial lo del FIB!
Besos y salud

Pedro dijo...

Interesante. Pero creo que se puede conseguir desligarse por completo de lo externo para depender únicamente de nosotros mismos. Sólo que eso lleva mucho tiempo, algo de sacrificio y, por supuesto, creer en ello.

Un beso.

Ricardo Tribin dijo...

Asi es querida Maria, aunque al final si nos logramos encontrar nos daremos cuenta que todo esta en lo interior pero...que lo externo ayuda...claro que si!!!!!!!!

Un abrazo grande..

Ricardo Musso dijo...

Hola María!

Al que “me sigue”…, lo “sigo”!.
Es una maldita costumbre, y también te agregaré para que otros lo hagan…jajaja!..., no te sientas perseguida que nada tiene que ver con el post que publicaste!

Cuánta razón tiene con lo que mencionas en este artículo.
A veces me sirve el: “mal de muchos, consuelo de tontos!” para que algún paciente deje de “quejarse” y sufrir por sus “frivolidades neuróticas”, pidiéndole que mire a su alrededor y vea cómo viven muchos, y no se quejan o piensan en suicidarse, pero otras, cuando su sufrimiento proviene de esa misma realidad en que nos someten, a algunos, nuestros dirigentes…, como decía una conductora de TV aquí en mi país: “si queres llorar…, llora!”.

Saludos.
Rik

Cardenal Farenas dijo...

Hola, encantado de conocerte. Ya he incluido tu blog para volver más a menudo a visitarte.

El problema del FIB que propones, es que la felicidad no es constante, es cuestión de momentos, instantáneas, no se conserva sino que se renueva. Así, las mediciones no podrían hacerse y el índice buscado no podría medirse, lamentablemente.

Por lo que propongo medir sonrisas. Cuántas sonrisas regalamos al día? han sido suficientes? a quién no le regalé la mía el día de hoy?

Bendiciones con muchas sonrisas

vandrés dijo...

Hola, te propongo utilizar mi directorio de blogs para facilitar
la difusión tanto de tu blog como del mío.
Si estás de acuerdo, visítame en:

http://almacendeblogs.blogspot.com

Muchas gracias y enhorabuena por tu blog.

Goathemala dijo...

Me gusta la entrada sobre todo por la reivindicación de FIB y porque da a entender el objetivo de servicio público de los gobernantes. Aunque no lo parezca esa y no otra es su finalidad.

--
Saludos, Goathe.

tresa dijo...

Hola! muy bueno tu artículo .
Si el entorno no te favorece , para eso está la imaginación !
Ya he escrito un montón de biografías y etc , etc ,
!Saludos!

Franziska dijo...

Tiendo a pensar que soy feliz, al menos en estos momentos. Pero es que he aprendido a no pedirle demasiadas cosas a la vida y así lo más insignificante me llena de felicidad.

Me gustaría que las calles de mi ciudad estuvieran más limpias; los jardines y plantas más cuidados; que nadie destrozara y ensuciara por el simple placer de enfeecer (palabra que no debe ser correcta pero con la que quiero decir: mancho, ensucio, rompo sólo porque odio que la vida de los demás sea agradable).

Es cierto, nuestra felicidad depende del entorno y de quienes nos gobiernan, pero también de cómo consentimos que los otros nos manipulen.

Tendencia Vital dijo...

María: Los resultados de la economía de la felicidad vinieron para quedarle.
Un beso y espero susurrarte desde mi blog unas musiquitas para que puedas plasmar aquí lo mejor de ti.
Cariños

Maria dijo...

Muchas gracias a todos por compartir aqui vuestra opinión. Me ha alegrado ver que sois muchos los que pensais como yo que uno tiene opciones sobre su estado emocional y su felicidad y deseo de todo corazón que los errores del entorno, crisis, guerras etc., nunca alteren esas opciones. Un abrazo.

seriecito dijo...

El lugar de nacimiento condiciona y el entorno marca. Somos lo que podemos ser dentro de nuestro ámbito, que nos potencia o nos lastra.

Salu2:

Patricia dijo...

Hola amiga!
Que interesante tema pones a la polemica, yo apoyo a Lidia creo que podemos sostener la paz interior mas alla del entorno...muchos libros y experiencias personales se han escrito al respecto sin ir lejos de sobrevivientes al holocausto...
Ahora es verdad que esto requiere un conocimiento y una "practica" para poder llevar esa felicidad donde se va y que sin ese conocimiento mas un entorno caotico los individuos SI pueden llegar a sucumbir...como el japon que presenta las tasas mas elevadas de suicidios pero un elevado PIB y "un alto nivel de calidad de vida". Seria excelente que los paises tomaran el FIB como mencionas....seria un medidor de esperanza para cada pais..
Como siempre me dejas meditando...
un beso,

moderato_Dos_josef dijo...

La felicidad depende de muchas cosas y una de ellas es el espíritu con que se afronta la vida. Mucha gente se amarga y hace de su vida un infierno, otros prefieren sonreír: "A mal tiempo buena cara". Y consiguen mantenerse siempre vitales y esperanzados. Un placer visitarte, me llevo tu link para volver. Un abrazo, josef.

Manuel Ortiz dijo...

Ya lo dijo brevemente Ortega: "Yo soy yo y mi circunstancia".

pau dijo...

La salud es una de las cosas más importantes, mucho más que la riqueza; y también va ligada, en parte, al buen gobierno.

Si me has leído sabrás que he viajado, no como turista sino como viajero, y he visto hambre, muerte y guerra; y en uno de los lugares donde he percibido más infelicidad, aunque nadie pueda creerlo y su gente intente disimularlo, es en Cuba.

Echamos en falta lo que hemos vivido y sentido, lo que conocemos.
Un indio de la selva peruana, exceptuando a los que les han robado los hijos, es feliz porque no conoce otra cosa que su pobre y precaria vida.
A los cubanos no les importa saber que el resto del continente, excepto algunos del norte, vive peor que ellos; solo saben como vivieron y lo que perdieron tras la caída del comunismo en Europa.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo!
Un abrazo.
Jazzy

M.Laura Carrizo dijo...

Solo el detenernos y mirar a nuestro alrededor nos hace dar cuenta de cuan ricos somos.Dar una mano y recibir amor son las unicas cosas que de momento me hacen feliz.Pruebenlo es facil,solo basta dar el primer paso.La evidente que no podemos contar con nuestros dirigentes,el cambio que esperamos vendra a partir de cada uno ponga su granito de arena.