25 septiembre 2009

Niños enganchados al móvil

No hace falta mucha observación para comprobar que la gente siempre se ha enganchado a cualquier cosa que le proporciona placer. Ahí está el ejemplo de Linus y su mantita. Pero parece que los Linus de hoy en día han cambiado la mantita por el teléfono móvil y ya hay, solo en España, un par de docenas de criaturas en tratamiento por esta adicción.


Siempre hubo adictos y siempre los habrá. Y en esta época nuestra tan tecnológica no escapamos de ser adictos a cualquier cosa que se vaya inventando. Mi abuela ya era adicta al teléfono según me cuentan las malas lenguas familiares. La cuestión es que hoy día los adictos son niños y tanto a los afectados como a la sociedad en general esta situación nos pone nerviosos.

Un reciente estudio, de los cientos que se han realizado, ya alertó de que los adolescentes se estaban "enganchando" y de algunos de los síntomas, como alteraciones del sueño, estrés, cansancio y problemas de atención.

En España ya hay un par de docenas de niños en tratamiento por esta adicción y según el Dr. Martínez Raga, especialista en adicciones, posiblemente sea sólo la punta del iceberg de un problema que va en aumento.

Habrá que vigilar, entre otras cosas en qué se gastan la paga nuestros niños y tener en cuenta que tal vez un teléfono móvil no sea el regalo idóneo para un chaval menor de 16 años.

"En el colegio de mis hijos - dice el Dr. Martinez Raga- veo a niños de seis años con móvil. A edades tempranas es imposible que tengan responsabilidad sobre el valor del dinero. Cualquier cantidad que se gasten en el teléfono, con canciones, tonos y todo lo que implica, supera la capacidad que tienen los niños pequeños".

Recibir actualizaciones en mi bandeja de entrada
Subscribirse a Observando






13 comentarios:

Terox dijo...

"Todo con medida, nada en demasía"

Creo que son cosas que hay que aprender a usar (y no abusar) desde pequeños... pero claro, a veces el mal ejemplo lo ponen los mismos padres.

Para empezar podríamos comprarles un teléfono con funciones básicas, sin cámara, música, etc.

Edgardo dijo...

El problema no pasa por cuanto gaste el niño, si tiene capacidad de discernir si se excede en el presupuesto mensual o no, porque el problema es mucho mayor y en verdad excede a este simple razonamiento del presupuesto. Todas las adicciones son malas porque sumen al individuo en un estado latente, superficial, alterado, virtual, compulsivo, neurótico, casi siempre, las adicciones terminan por dañar irreversiblemente a quien la sufre, sean niños o mayores, habría que ver que lleva a cada individuo a caer en una adicción, en los niños, creo que el problema pasa por la familia y los abusos publicitarios a los que se enfrentan, pensar que un niño consume la mayor parte de tiempo televisión, por lo tanto, viven consumiendo publicidad tendenciosas que terminan manejando sus vidas de forma maliciosa.

Es triste que un niño pase tanto tiempo hablando por teléfono, como por Internet, como jugando en las consolas de juegos (playstation 3, Wii, X Box), como comprando compulsivamente en los shopping o tratando de hacer cosas que no son acorde a su edad. Pensar que los niños ahora consumen alcohol a más temprana edad, fuman, se drogan, tienen relaciones sexuales, abandonan el estudio, etc., esas cosas son graves en verdad.

Falla la sociedad, la escuela, la familia, porque faltan modelos y valores, el sistema establece normas superfluas, materialistas y sobre todo carentes de sentido con las cuales nos movemos “cómodamente”, aceptando mansamente esta realidad.

Un saludo. Me parece un buen tema para analizar y que debería ser analizado. Buen blog tienes.

HologramaBlanco

hugo dijo...

yo no tengo móvil y por ahora ni pienso tener por más que te lo quieran vender hasta en los sueños...

Genín dijo...

Supongo que como todo en la vida es cuestión de equilibrio, y educar a los niños a usar adecuadamente todo tipo de "cosa" es tarea de los padres, y de lo negativo que ocurra con sus cachorrillos, ellos serán los únicos culpables.
Besos y salud

Joan dijo...

MM. CORDIALES SALUDOS Y UN FUERTE ABRAZO.

JFA

Maria dijo...

Saludos TEROX! Además del mal ejemplo que pudieran dar los padres los pobres chavales tienen que enfrentar la rivalidad que se crea cuando uno o mas de ellos poseen objetos considerados de un valor superior. Esta es la sociedad en que vivimos y manejarse en ella no debe ser fácil para un niño.

EDGARDO gracias por tu visita, por tu comentario y por tu apoyo. Afortunadamente observo que ha comenzado un debate social sobre lo que dices, es una buena señal y espero que se vayan aplicando correctivos y enfocando otros objetivos más sanos para todos.

Jajaja HUGO ¡Así empecé yo con casi todos los nuevos inventos! Aunque confieso que con el paso del tiempo he ido sucumbiendo. Gracias por tu visita amigo.

GENIN como dices la formación de los primeros años es crucial, aunque luego la influencia de su grupo de amigos y compañeros comienza a ejercer una presión que los padres a duras penas pueden controlar y así comienza la denominada "etapa difícil" en la que los padres luchan por establecer valores y consignas que con demasiada frecuencia les entran por un oido y les salen por otro. La publicidad, el marketing y en general los medios se encargan de ello.

JOAN ¡Qué alegría verte por aqui! Saludos y cariños para ti y para Ana.

ALyCie dijo...

Para educar a un niño hace falta toda una tribu (proverbio africano) y sin duda la sociedad urbana y cosmopolita no está por la labor.
Eso ocurre cuando a alguien se le concede un servicio (el telefónico) para que se enriquezca. Ya no importa el buen o mal uso del servicio, importa su propio enriquecimiento y si para eso hace falta que no metan el teléfono por dónde no cabe, por ejemplo, el bolsillo de un niño, nos lo meterán.
Pero ¡ojo! que si el servicio a niños fuese gratuito, la situación sería aún mas horrorosa.
¡Saludos!

Franki dijo...

El problema creo que es la vida que hoy estamos ofreciendo, en la que la adicción a cualquier cosa forma parte de la propia cultura, que son si no los especialistas en cualquier técnica...gente que ha perdido, o no miles de horas en una solo objetivo y materia, en detrimento de la vida social y la propia cultura, muchas veces apoyado y jaleado por los mismos padres.

Marina Fligueira dijo...

Pués yo creo que la fomación- educación, comienza veinte años antes de nacer. Veo la cosa esta difícil... los paders de hoy están acostumbrados a tenerlo todo y todo se lo dan a sus hijos, así estos no valorar nunca lo que cuestan las cosas- por tener más de lo que necesitan. Con esto no estoy generalizando porque otros no tienen ni lo más básico. Un saludo

Maria dijo...

Hola Franki, gracias por tu visita. Me encanta volver a verte por aqui.

Es una puñeta que el ser humano lleve tantos miles de años intentando controlar el entorno y que si quieres arroz Catalina. El entorno sigue exiguiendo que nos adaptemos a él.

Maria dijo...

Bienvenida Marina, te agradezco la visita que me da la oportunidad de conocerte a ti y a tu blog.

Interesante tu reflexión, mucho. Aunque no sepamos como será la vida de nuestros hijos, nietos, o ¿incluso biznietos? las costumbres van pasando de unos a otros y, es verdad, desde los productivos años 60 en esto que llamamos el primer mundo (!!) nos hemos acostumbrado a la idea de que todo el mundo tiene derecho a tener de todo -y aunque sea malo- je je.

Marina Fligueira dijo...

Gracias María por tú buen hacer: yo vivo con la esperanza de que las personas civilizadas aprendan- o aprendamos a ser felices sin tantas cosas, porque luego- muchas veces aparecen tiradas en los contenedores de basura, o en alguna cuneta de cualquier camino. Un beso.

Maria dijo...

AlyCie que chulo el proverbio africano. Pa que luego digan del Tercer Mundo. En el primero tenemos que apañarnos con un individuo para 20 o 30 niños... qué cosas
¡Saludos! (ah! y buenos alimentos)