27 noviembre 2010

No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita

¿Producto Interior Bruto (PIB) o mejor Felicidad Interior Bruta (FIB)?

Según un estudio que se publicará en breve, en países tan prósperos como el Reino Unido, Holanda y Bélgica los trastornos psiquiátricos más comunes han aumentado dramáticamente en los últimos 20 años, pero también en otros países se observa la misma tendencia.


Si Europa es tan rica es porque Africa es muy pobre. Pero mientras África lucha por salir de su pobreza
Europa no está contenta.

 Por este motivo el Primer Ministro Británico cree que, en nuestro tiempo, conocer el nivel de felicidad de la gente es un asunto político tan importante como lo es conocer el Producto Interior Bruto (PIB), por lo que pedirá que se añadan nuevas preguntas al habitual sondeo de los hogares británicos.  El objeto es conocer el grado de felicidad y la calidad de vida de sus ocupantes, quizás con el ánimo de considerar la posibilidad de medir la Felicidad Interior Bruta, (como ya hizo el rey de Bután ante las constantes críticas por el pobre estado de la economía de su país).

La idea tiene el respaldo de expertos como el profesor de ciencias del comportamiento de la Universidad de Warwick, Andrew Oswald, (autor de "Properidad Emocional, no PIB" publicado en The Economist, en abril 2010), que investiga la relación entre felicidad y prosperidad para el gobierno francés. Según este profesor necesitábamos un crecimiento económico en 1900 y las naciones africanas lo necesitan hoy, pero no tiene sentido si la gente se siente cada vez más infeliz y sometida a presión porque lo que ya no necesitamos son televisores cada vez más grandes o automóviles que circulen a más de 300 kms por hora.

Recibir actualizaciones en mi bandeja de entrada
Subscribirse a Observando

10 comentarios:

Jota Ele dijo...

Pues, me parece una brillante idea la del Premier británico, aunque la Felicidad Interior nunca será bruta, sino delicada y neta.

Es una gran verdad la frase, "no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita". De hecho, las mayores cotas de felicidad se dan en las personas humildes.

Claro que, no sé cómo se va a medir la felicidad. Se me antoja una tarea muy ardua.

Saludos.

LUNA dijo...

Querida Maria. Antes, el Primer Ministro Británico, tendrá que averiguar y hacer público lo que busca...
El nivel de Felicidad...
Pero la felicidad es subjetiva...personal e intransferible, como la fé.
El mundo occidental, después de "tener" tantas cosas materiales, se ha dado cuenta que así no se consigue...

Pero creo que por mucho que le explique al que no tiene nada...éste no se lo creerá, más bien pensará: Pues déjeme comprobarlo y elegirlo.

Me gustaria saber el resultado...
Un besito querida amiga.

Patricia dijo...

Hola Maria!
Antes que nada bienvenida de nuevo al mundo bloguero, yo tambien regrese despues de casi un anyo. Es una aventura divertida y te deseo mucha buena suerte!
Escuche algo de cuanto mencionas en tu post, y la verdad no lo veo tan productivo al menos a largo plazo. Quizas la intencion de Cameron es la de incrementar el sentido de bienestar de la sociedad tal y como lo hacen ciertas grandes empresas con su personal...pero en el caso britanico (con personajes tan melancolicos en su historia) no estoy muy segura si es una mascarada o no despues de todo se predice mayor trabajo por menor salario y mucho desempleo...auch!
besos,

Moira dijo...

A mi me da pena que Dave lo esté haciendo para "innovar", "renovar", "llamar la atencion", o distraer al personal; o sencillamente que como lo otro no lo puede resolver a ver si esto de la felicidad...

Señor Cameron, la felicidad es poder tener hijos y criarlos, la felicidad es tener trabajo y un techo, la felicidad se le antoja medirla ahora, cuando más baja esta y mas margen de "mejoría hay".

Señor Cameron, se le ve a usté venir...

Maria dijo...

Saludos Jota Ele y gracias por tu visita.

Yo tambien me hago la pregunta sobre la forma en que se medirá ese estado de felicidad y si la medición servirá para algo y se extenderá a todos los países o se quedará en una maniobra de distracción en estos tiempos tan política y económicamente difíciles.
Un saludo

Buenos días de lunes Luna.

Veo que tu tambien eres escéptica a esta nueva modalidad encuestadora. No sé cual será el beneficio que se obtenga, tal vez no llegue mucho más lejos que manifestar que el gobierno lo está haciendo medio bien o medio mal. Un abrazo y buen comienzo de semana.


Saludos Patricia y gracias por tu bienvenida y tus buenos deseos. Seguiremos leyéndonos un tiempito más, tras nuestras "vacaciones" blogeras.

Como ya he comentado yo tampoco sé si servirá para algo esta iniciativa o se quedará simplemente, como dices, en una "maniobra" pero sospecho esto último.


¡Hola Moira!

Parece que no nos fiamos mucho de las intenciones de "Dave". Muy agudo tu comentario sobre la idea de medir la felicidad ahora que es cuando más baja está, y más margen de mejoría hay, pero en estos tiempos de recortes cuesta creer que pueda hacer gran cosa. Besos de lunes

Terox dijo...

También habría que medir el nivel de "conciencia" de la población... nadie puede ser feliz si no conoce realmente lo que quiere y verdaderamente necesita...

Maria dijo...

Saludos Terox!

Muy cierto lo que dices sobre el nivel de conciencia. Mucha gente no sabe realmente lo que necesita ni cuanto necesita ni como lo necesita.

Un abrazo

María dijo...

Es cierto, las personas cuanto más tenemos, más infelices somos, y más queremos.

Yo recuerdo cuando era niña, lo feliz que era jugando con juegos que me inventaba, no me hacían falta juguetes de verdad, en cambio, ahora, los niños lo tienen todo, y cada vez quieren más.

O igualmente, los adultos, vivimos en una era consumista, si tenemos un tv, queremos otro más grande, o si tenemos un móvil queremos otro mejor, parece como si dependiéramos de los objetos, es increíble.

Tocaya, he llegado tarde a tus posts, me quedo en el último.

Un besazo.

Froiliuba dijo...

Recuerdo que caundo estudiaba a Marvin Harris, este habia planteado una sencilla fómula pra averiguar el grado de bienestar socialo calidad de vida, pues asombrada descubria que la mayor calidad de vida la tenian los aborigenes de la selva amazónica ya que estos tienen una cantidad de tiempo libre ( o tenian que ya hace mucho) espectacular, para mi la quisiera, y todo es poruqe no tienen necesidades creadas, cuanto mas nos hacen necesitar menor es la calidad de vida ya que nuestro tiempo de ocio lo perdemos en intentar conseguir esos objetos que se suponen nos dan calidad pero que por tener que gastar tiempo y esfuerzo para conseguirlos nos roban ese tiempo de ocio

Menuda charla te he metido ajajaja
jajajaja

Maria dijo...

Gracias MARÍA por tu visita y tu comentario. Me has hecho recordar cómo "el pelusa" (Maradona) se convirtió en mejor jugador del fútbol del mundo habiendo comenzado con una pelota fabricada con trapos. Besos tocayina.

Qué coincidencia FROILIUBA, precisamente estoy leyendo Vacas, Cerdos, Guerras y Brujas de Harris.
Cada vez que surge el tema de los aborígenes de la selva amazónica me dan ganas de llorar. Hace algún tiempo conocí a una chica que pasa mucho tiempo por allí y no puedes imaginarte todo lo aprendi. Fué fantástico.
Gracias por tu visita y un abrazo.